photo-1606270800398-20d0c22be89e.jpeg

HISTORIA

NUESTRA HISTORIA

Marble Surface

La construcción del Cementerio Alemán se registra hacia 1912 gracias a la intervención de Anton Krauss, un alemán radicado en Bogotá y uno de los promotores para la creación de este camposanto germano (también impulsaría la construcción del Colegio Alemán). Para dar avance a su proyecto funerario Krauss contó con el apoyo del, entonces ministro plenipotenciario del gobierno de su país, Dorotheus Kracker von Schwarzenfeldt.

Aunque los primeros indicios del Cementerio Alemán datan de 1912, los estatutos se firmaron el 30 de marzo de 1914 y, aunque su nombre indique que es alemán, en este camposanto también se inhuman a los ciudadanos austrohúngaros, suizos, holandeses, daneses, noruegos y suecos. Actualmente se ha dispuesto que el Cementerio Alemán también tendrá espacio para los ciudadanos colombianos.

Antes los ciudadanos adeptos a la fe protestante no podían ser enterrados en un cementerio católico, pero Von Schwarzenfeldt y Anton Krauss tomaron el liderazgo sobre este tema y lograron que el terreno tuviera vocación para todos. Hoy el Cementerio Alemán es la institución más antigua de la colonia alemana en Bogotá.

Por la belleza de sus jardines, sus lápidas labradas con detalle y los impecables mausoleos que existen desde hace más de 50 años, este escenario es un agradable espacio para todos. El Cementerio Alemán cuenta con una arborización característica que busca recrear los bosques primigenios bávaros, en donde fueron construidos primitivos espacios funerarios. Diferente a lo que pueda significar un cementerio, en el Cementerio Alemán podrás adentrarte y encontrar tranquilidad absoluta; por eso, si el paisajismo y los espacios serenos son lo tuyo, puedes visitar este escenario en Bogotá apostado sobre la calle 26, muy cerca del Cementerio Central.

"EN EL CEMENTERIO ALEMÁN PODRÁS ADENTRATE Y ENCONTRAR TRANQUILIDAD ABSOLUTA"